Info

Sistema de Coaching aplicado a las Capacitaciones


  • El coaching, como disciplina, tiene como objetivo proporcionar los recursos necesarios para que las personas potencien sus habilidades y capacidades, a la vez que adquieren nuevos conocimientos y experiencias. De esta forma, se consigue ampliar las opciones que éstas presentan como respuestas conductuales.

    En este contexto, el incorporar a mis capacitaciones el sistema de coaching, me permite trabajar de manera integradora, tanto desde el punto de vista del aprendizaje de temáticas específicas (aspectos cognitivos), como así también desde la orientación como facilitadora, en el desarrollo de sus competencias individuales (aspectos emocionales).


Basado en la Educación Emocional

Hasta no hace muchos años, las emociones fueron consideradas en un plano secundario, prevaleciendo y destacándose el aspecto racional de los individuos, en especial, en el ámbito educativo, donde el interés se focalizó, de manera directa, en el desarrollo cognitivo. La transformación de este paradigma resulta, sin lugar a dudas, trascendental y se viene dando, afortunadamente, en las últimas décadas. Esto ha permitido reconsiderar la tarea de educar, de manera integradora, para así poder trabajar y comprender la estrecha relación entre el pensamiento y aquello que sentimos, obteniendo como resultado cambios profundos y consecuentes en las respuestas conductuales de los alumnos.

La educación emocional no propone sustituir la razón por la emoción, sino reconfigurar el modelo de "pensamiento--acción" tradicional, por un nuevo modelo constituido por "emoción-pensamiento-acción", más armónico con la naturaleza de toda persona. Teniendo como objetivo básico fomentar y potenciar el desarrollo del conocimiento y las habilidades individuales.

Su aplicación como sistema de enseñanza nos facilita, además, entender de manera más cabal, cómo se manifiestan y procesan las emociones, como evolucionan, qué tanto inciden en el proceso de aprendizaje, como así también, en función de las relaciones interpersonales y en el vínculo docente-alumno.


Estado de Flujo e IE

Introducción

Uno de los principales desafíos planteados desde la aplicación de la Técnica de la Inteligencia Emocional en mis capacitaciones, es poder transmitirle a mis alumnos, los conocimientos y el entrenamiento adecuado para que estos logren desarrollar las destrezas y habilidades necesarias para alcanzar el "Estado de Flujo". Desde el marco teórico, el mismo se podría definir como la zona en que la excelencia no requiere ningún esfuerzo. Precisamente, es el punto óptimo de la IE. El flujo representa lo fundamental, es preparar las emociones al servicio del desempeño y el aprendizaje. En este estado, las emociones no sólo están contenidas y canalizadas, sino que son positivas; están estimuladas y alineadas con la tarea inmediata.

Esta es una experiencia que casi todo el mundo tiene o tuvo alguna vez; principalmente cuando alcanzamos el desempeño óptimo o llegamos más allá de nuestros propios límites iniciales. Es una condición de olvido de uno mismo - lo opuesto a la cavilación y la preocupación -. En lugar de quedar perdidos en una desgastante tensión, estamos tan absortos en la ejución de lo que realizamos, que perdemos toda conciencia del "yo" y abandonamos las pequeñas preocupaciones. Mostramos un perfecto control de lo que se estamos haciendo y las respuestas guardan una equilibrada armonía con las exigencias cambiantes de la tarea. En ese momento, no nos preocupa cómo estamos actuando ni pensamos en el éxito o el fracaso, lo que nos motiva es el puro placer del acto mismo.

El cerebro realiza las tareas más desafiantes con un gasto mínimo de energía mental; su excitación e inhibición del sistema nervioso está en sintonía con la exigencia del momento. Por ello, al observar a alguien en estado de flujo, se tiene la impresión de que lo difícil, definitivamente, resulta fácil.